Search Dental Tribune

Ventajas y limitaciones de las principales compañías de alineadores: la Plataforma

Tabla 1. Evaluación de diversos parámetros de las plataformas de varias marcas de alineadores dentales, en la que puntuación va del 0 al 3, siendo 3 la mejor posible.
R Fernández, P Otero, C Núñez, P Suárez et al

By R Fernández, P Otero, C Núñez, P Suárez et al

vie. 13 mayo 2022

save

La abundancia de nuevas empresas dedicadas a la fabricación y venta de alineadores dentales ha llevado a los autores de este artículo a realizar una evaluación de estos productos con la intención de que sirva como una pequeña guía para que los ortodoncistas sepan cuáles son los pros y los contras de las marcas más populares del mercado.

Introducción

El crecimiento exponencial de las compañías/laboratorios de diseño, fabricación y distribución de alineadores desconcierta a muchos profesionales a la hora de escoger la marca y el tratamiento más eficiente para sus pacientes (el tratamiento más eficaz, desde el punto de vista del logro de los objetivos estéticos y funcionales, combinado con el menor tiempo/número de alineadores y el mejor precio).

Hasta hace poco había una compañía pionera y líder, Invisaling, muy destacada respecto al resto. No hace mucho que las diferencias entre Invisaling y el resto de las compañías que trataban de imitarla, especialmente las locales, se podían medir en años luz. Las cosas parece que están cambiando y muchas de estas compañías de segunda fila empiezan a ofrecer resultados similares, a precios más contenidos, e incluso adelantan novedades (interacción con el CBCT para el análisis de las posiciones radiculares, diseño digital de la sonrisa del paciente) para competir en igualdad de condiciones con los pioneros del sector.

Por otro lado, el perfeccionamiento de los escáneres intraorales, la relativa inocuidad y calidad de los actuales CBCT, los nuevos programas para el set-up y la planificación y la mejora y reducción de precio de las impresoras 3D, unido a la futura inteligencia artificial, abre más el mercado y lo van arrimando, cada vez más hacia el ortodoncista, en detrimento de la industria y/o de los laboratorios de ortodoncia.

Sin disimulada alegría recibimos los especialistas, que profesamos una pasión amorosa hacia nuestros pacientes y la Ortodoncia (con mayúsculas), la estrepitosa quiebra de Smile Direct Club en EE UU; esperamos que en breve Dr Smile, Impress y otros engendros mercantiles similares, sigan su camino. Lo que no ha conseguido la profesión organizada, lo ha logrado la sensatez y el sentido común de los pacientes. No estaría de más publicar una lista negra de clínicas que alquilan sus servicios y personal para estas compañías con el objetivo de alertar a sus sufridos pacientes. En todo caso, cada día es más factible que uno, solo o asociado con otros colegas y/o técnicos dentales serios y responsables, diseñe, fabrique y coloque sus propios alineadores. Confiamos en el Consejo General de Dentistas, y su gabinete de abogados, para que esto pueda a ser así.

No resulta fácil, con la información de que disponemos, decantarse por una u otra compañía. Este breve artículo es una pequeña introducción donde vamos a tratar de deshojar la margarita de la eficiencia y la rentabilidad.

Hemos visto marcadas diferencias en el diagnóstico automatizado de cara a la planificación, en la calidad y realismo del modelo virtual 3D, en la forma y distribución de los ataches y en la información adicional suministrada sobre el movimiento dentario de cada diente. Mientras la inteligencia artificial no sea la respuesta definitiva a la planificación, estamos en manos de los planificadores. Habría que preguntarse por su cualificación, nivel de conocimientos de ortodoncia y experiencia. ¿Saben muchos profesionales en qué manos están delegando sus tratamientos? Me temo que no. En las conversaciones telemáticas con los planificadores, uno puede intuir su procedencia y calidad profesional, su motivación e implicación en el tratamiento. Muchas compañías locales están sufriendo la crisis del sector dental (en competencia y disminución de tratamientos) y eso se nota en una cierta bisoñez y desidia en la planificación. Nos da un poco de pena que algunas de estas compañías españolas, levantadas con gran esfuerzo empresarial, no sean conscientes que la calidad y realismo de las imágenes en el planificador virtual (morfología, color, relieve, naturalidad de movimientos, de dientes, encía y ataches, por no hablar de su interacción con el CBCT o las fotografías digitales) es clave para que un profesional se decante por su compañía; aquí dos compañías se llevan la palma: Invisaling y Spark.

Sin caer en la superficialidad, y buscando la mejor claridad expositiva, hemos realizado unas tablas comparativas de los alineadores más utilizados por nosotros.

Plataformas

El aspecto, interacción, intuición y dinamismo de la plataforma de cada empresa suele ser un fiel reflejo de lo que de ella podemos esperar en cuanto a resultados clínicos, y guarda una correlación directa con la inversión tecnológica realizada por la marca/empresa de alineadores. Como la plataforma es tan crítica, y a la espera de un mayor desarrollo en sistemas expertos e inteligencia artificial, vamos a analizar alguna de las propiedades que diferencian unas de otras. Hemos elegido una puntuación que va del 0 al 3 de acuerdo no con el ideal, sino con la/s mejor/es valorada/s en cada criterio. No especificamos los criterios concretos utilizados, pero en el caso, por ejemplo, del realismo (que nosotros consideramos muy importante para que el clínico se decante por una u otra marca y creemos es una medida indirecta de la calidad de la compañía) valoramos con un 3 cuando los dientes, encías y ataches presentan distintos y realistas colores, buenas texturas, sensación de relieve y profundidad, contraste de brillos y sombras, fluidez FPS (como en los videojuegos).

  • Sencillez e intuición. La plataforma, como la pedagogía, debe contar con la cortesía de la sencillez e intuición. Ha de funcionar con preguntas y respuestas claves, con una secuencia lógica y ordenada (sistemas expertos) y donde los datos y registros puedan ser cargados con sencillez, pocos clics de ratón y de manera segura. La puntuación que hemos elegido va de 0 (complicada y poco intuitiva) a 3 (la más sencilla, bastante completa e intuitiva).
  • Capacidad diagnóstica. En teoría el doctor/ortodoncista debería realizar un exhaustivo diagnóstico y plan de tratamiento de la maloclusión del paciente, antes de entrar en la plataforma, y solo subir a ésta los resultados de su análisis oclusal, funcional, de la cara y el perfil, cefalométrico. Desgraciadamente esto es más la excepción que la norma y no es infrecuente (al menos porcentualmente) que esa historia clínica, diagnóstico y planificación terapéutica, se resuma en un escueto “por favor, alinear los incisivos superiores e inferiores”. En todo caso, valoramos en este apartado (del 0 al 3) la capacidad diagnóstica y de plan de tratamiento (en forma de set-up) elaborado por el planificador y el propio programa. Es un parámetro comparativo interesante y muchas veces más acorde con las posibilidades biomecánicas reales de los alineadores. Así, valoramos este diagnóstico y plan de tratamiento cuando es muy pobre (0-1) o, por el contrario, cuando ofrece un abanico más amplio de precisión y posibilidades (2-3).
  • Posibilidad de manipulación virtual de los dientes, forma de arcada y oclusión. No tenemos ninguna duda que en pocos años la inteligencia artificial y la formación y entrenamiento de los especialistas en ortodoncia van a cambiar el negocio de los alineadores, volviendo las cosas a un cauce del que nunca deberían haberse apartado. Cada ortodoncista realizará sus planes de tratamiento y, posiblemente, imprimirá sus alineadores (dada la mejora exponencial y la eficiencia de las impresoras 3D). Por eso, es clave que la plataforma nos permita la manipulación virtual de los diferentes elementos: dientes, raíces combinadas con el CBCT, forma de arcada, oclusión, sonrisa (DSD), ataches y aditamentos (botones, recortes para elásticos intermaxilares, colocación de microimplantes con guías quirúrgicas integradas). Este punto es clave y lo valoramos también del 3 (máxima capacidad de individualización y manipulación) al 0 (ninguna capacidad para individualizar, manipular y mover los elementos anteriormente descritos).
  •  Realismo. Coincidimos con la industria de los videojuegos y su capacidad para asemejarse a la realidad (gráficos fotorealistas, cantidad de polígonos, texturas de alta resolución, framerate alto, paleta adecuada de colores, fluidez FPS). Valoramos aquí la morfología, definición, color, sensación de relieve y profundidad, interacción con otros elementos (fotografía intra y extraoral del paciente, CBCT). No debemos de olvidar que el clincheck o simulación de la oclusión del paciente, y su corrección virtual, es un potente elemento de marketing que no deja al paciente indiferente. Proyectar sobre una pantalla panorámica de grandes dimensiones, como hacemos nosotros en el Servicio de Investigación en Ortodoncia de la Universidad de Santiago de Compostela, el problema dental del paciente y su solución, mostrando la sonrisa final, es de un gran impacto emocional y habla de la capacidad tecnológica y terapéutica de esa clínica en la que el paciente confía.
  • Marketing y neuromarketing. Sin ninguna duda, la combinación del escáner intraoral y la visión del clincheck y el diseño digital de la sonrisa, son elementos irrenunciables de toda clínica de ortodoncia que quiere dar una imagen de tecnología, modernidad y calidad a sus pacientes. No disponer de estos elementos en el consultorio es un billete a la obsolescencia que, de manera consciente o inconsciente, predispone al paciente a seleccionar un tipo u otro de clínica. Todo esto se puede acompañar de otros elementos de marketing suministrados por la empresa: individualización de la plataforma con el logo de la clínica, posibilidad de enviar el clincheck al móvil o la tableta del paciente, e incluso en la fase del tratamiento que se encuentra con el video de la evolución esperada (código QR).
  • Integración del CBCT y otros elementos. La interacción del CBCT permite la optimización del movimiento dentario (conocer el centro de masa o resistencia del diente), la situación de las raíces respecto a la cortical (evitar dehiscencias óseas y/o reabsorción radicular ortodóncica) y valorar la posibilidad de expansión dental. Poder ver los resultados oclusales del clincheck integrados en la sonrisa del paciente (interacción con la fotografía) es otro punto clave para determinar la corrección vertical (por ejemplo, si la sobremordida ha de ser corregida por intrusión incisiva superior o extrusión molar) y la prominencia incisiva (protrusión dentoalveolar) en el diseño digital de la sonrisa. La integración facial es clave para la venta emocional del tratamiento, para estimular el sistema límbico de recompensa en nuestro concepto de neuromarketing de la sonrisa
  •  La eficiencia de la plataforma incluye los parámetros anteriores y el coste del tratamiento. La relación coste/calidad no es sencilla de valorar y habría que empezar analizando el número de alineadores que cada compañía recomienda para un determinado caso, entendiendo que la calidad del programa, la formación, especialización y experiencia del planificador, así como la calidad del polímero, van a jugar un papel crucial en esta valoración.

Tabla 2. Resultados de la evaluación de las plataformas de alineadores dentales, ordenados y explicados por los autores.

Alguno de estos parámetros se nos escapan en este artículo y esperamos desarrollarlos en futuros trabajos (por ejemplo, enviando un mismo caso a varias compañías y comparando sus propuestas terapéuticas, tanto en número de alineadores como en biomecánica). El precio lo marcaremos tomando como referencia el, teóricamente, más costoso (€€€€€). En este punto hay que ser muy cautos y necesitaríamos valorar el número de alineadores sugeridos, para el mismo paciente y la misma maloclusión, así como los descuentos por su fidelización a la marca.

Conclusión

En resumen, podemos decir que las diferencias entre compañías se van acortando, pero el fotorealismo y la presentación del clincheck así como la posibilidad de que el clínico pueda mover directamente los dientes y colocar los ataches, unido a la integración automática del CBCT y/o los registros fotográficos y el DSD (diseño digital de la sonrisa) marcan grandes diferencias que no se ven reflejadas en el precio. Hay veces que excelentes plataformas, como Suresmile, que permiten la integración del CBCT y hasta el cementado indirecto digital de brackets y aditamentos, pierden parte de su atractivo por la complejidad de su manejo, si bien esto deja de ser un problema cuando uno se habitúa a ella, tras una curva de aprendizaje prolongada.

Hay excelentes compañías nacionales con una adecuada planificación, calidad de polímeros, eficiente laboratorio y servicio óptimo, que necesitan, sin embargo, una gran mejora de la plataforma, en sus aspectos de realismo (volumen, profundidad, texturas, colores y fluidez FPS), diagnóstico y planificación, para poder competir con otras que, con descuentos, ofrecen tarifas similares.

En nuestra opinión, tanto Invisalign como Spark llevan, de momento, la delantera en muchos de estos aspectos; puede ser beneficiosa para el clínico la guerra comercial surgida entre ambos. El precio y una política comercial más agresiva (promociones y descuentos) ha de ser la clave para la viabilidad de las compañías que de otra manera no aguantarán el dumping de las compañías de primer nivel o las que venden directamente a los pacientes utilizando recursos de clínicas “alquiladas”.

En conclusión, la plataforma es la tarjeta de presentación del laboratorio, y su aspecto/realismo, capacidad de manipulación por el profesional e integración automática de registros es clave en su mayor o menor aceptación por los ortodoncistas.

___________________________________________________________________________________________________

Autores

Los doctores Roi Fernández Vázquez, Paz Otero Casal, Carmen Núñez, Pedro Suárez Suquía y David Suárez Quintanilla pertenecen al Servicio de Investigación en Ortodoncia, Unidad Dental del Sueño, de la Universidad de Santiago de Compostela.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *