Dental Tribune Spain

Empresas dentales que no cumplen las reglas

July 18, 2019

Orlando Monteiro da Silva, Presidente de la Orden de Médicos Dentistas de Portugal, alerta respecto a la proliferación de entidades mercantiles que adquieren clínicas odontológicas pero no cumplen con las regulaciones porque tienen sede en países diferentes de donde ejercen sus actividades.

En este momento, en el que el Colegio de Dentistas de Portugal (OMD) ejerce la presidencia de FEDCAR (Federación Europea de Autoridades Competentes y Reguladores de la Profesión Dental), el debate sobre la profesión a nivel europeo se centra esencialmente en la siguiente cuestión:

En toda Europa los dentistas deben cumplir con una serie de leyes, reglamentos y procedimientos para la protección de los consumidores/pacientes (los destinatarios de nuestros servicios) y la defensa del superior interés público. En consecuencia, los colegios profesionales y los reguladores europeos tienen la obligación de aplicar medidas disciplinarias en consonancia con el respeto de la ética y la deontología. Del mismo modo, existen reglas sobre la competencia, aplicadas por diversas entidades públicas, destinadas a punir conductas que puedan afectar los intereses de los consumidores.

Se observa en todo el espacio europeo una creciente proliferación de sociedades mercantiles que invierten en profesiones autorreguladas como la odontología, abogacía, arquitectura, farmacia y medicina, entre otras; son a menudo entidades con sede en países diferentes de aquel o aquellos en los que ejercen sus actividades. Debido a ello, se alza en la práctica un obstáculo a la adecuada regulación de los servicios prestados por dichas entidades, al no encontrarse bajo la misma supervisión y regulación que rigen las actividades de los profesionales liberales o asalariados. Para esta situación extremadamente grave demora en llegar una solución objetiva por parte de las autoridades públicas nacionales y europeas.

Países como Portugal, España o Italia presentan mayor desigualdad entre el ejercicio individual y liberal y las sociedades mercantiles".

Hay por tanto una profunda y creciente contradicción, perjudicial del interés público y de las respectivas profesiones, ya que estas sociedades mercantiles —al contrario de los profesionales liberales y asalariados, quienes deben responder ante los colegios profesionales y entidades congéneres— no están sometidas a las mismas reglas de protección del consumidor. Hay además un riesgo evidente de conflicto entre, por un lado, el deber de los profesionales de cumplir con los procedimientos y reglas de estas entidades comerciales, orientadas fundamentalmente hacia el lucro, y, por el otro, el deber mayor de cumplir con las reglas de la buena conducta profesional y de la seguridad del paciente.

Parece así fundamental y urgente defender la introducción de las mismas reglas obligatorias, tanto para los profesionales considerados de forma individual, en este caso los dentistas, como para las sociedades mercantiles que actúan en la esfera de la odontología y para sus respectivos dentistas asalariados, ya sea en el sector privado, público o social.

Los países como Portugal, España o Italia, donde no existe financiación de sistemas de servicios o seguros públicos que abarquen a toda la población, presentan realidades de mayor vulnerabilidad de las consecuencias derivadas de esta desigualdad entre el ejercicio individual y liberal y las sociedades (meramente) mercantiles.

Sin embargo, debe subrayarse que ningún sistema, ningún país está libre de esta tendencia.

Por ello, será fundamental contar con reglas iguales para todos en el ejercicio de la profesión. Se trata de un combate global.

Los comentarios están desactivados aquí

© 2019 - Todos los derechos reservados - Dental Tribune International